El Día Mundial del Sueño, que se celebra el 19 de marzo, es un llamamiento mundial a la acción sobre la importancia de un sueño saludable. El objetivo de esta efeméride es dar a conocer las numerosas cargas y problemas de salud que supone un descanso deficiente.

Creado y organizado por la Sociedad Mundial del Sueño, el Día Mundial del Sueño es un evento de concienciación reconocido internacionalmente que reúne a investigadores, profesionales de la salud y pacientes para reconocer el sueño y su importante impacto en nuestra salud.

Bajo el eslogan«Sueño regular, futuro saludable» , el Día Mundial del Sueño 2021 celebra su 14ª edición y está fuertemente marcado por la evolución de la pandemia, que ha alterado los patrones de sueño de buena parte de la población. La ansiedad, la depresión y la fatiga pandémica ante la incertidumbre económica y social están provocando alteraciones en el descanso.

Desde la Sociedad Mundial del Sueño recuerdan que «los problemas de sueño, particularmente el insomnio, han aumentado dramáticamente (de dos a tres veces) desde el comienzo de la pandemia, junto con un aumento significativo del estrés y la ansiedad. Por todo ello, recomiendan «programar un tiempo para relajarse y disfrutar de actividades placenteras y relajantes, especialmente antes de acostarse. Para algunos puede ser música, para otros lectura, pero lo importante es dedicarle tiempo».

Asimismo, con este Día Mundial también se ponen de manifiesto los esfuerzos realizados para la prevención y la gestión de los trastornos del sueño por parte de los profesionales de la salud. En este sentido, desde la Unidad de investigación en cuidados y servicios de salud (Investén-isciii) seguimos apostando por el descanso de los pacientes hospitalizados a través del Proyecto SueñOn®.

Recursos para un sueño saludable

La investigación científica ha demostrado que seguir una serie de pautas a lo largo del día ayuda a un descanso saludable. Tener un horario fijo de acostarse y levantarse, realizar al menos 30 minutos de ejercicio diario o recibir dos horas de luz diurna, son algunos de los hábitos que mejoran la calidad del sueño.

Al inicio de la pandemia realizamos esta serie de recomendaciones para los días de confinamiento. Aunque la situación ha variado y ya podemos salir a la calle -aunque con restricciones- éstas siguen plenamente vigentes.