¿QUÉ SON LAS ENFERMEDADES CRÓNICAS?

Las enfermedades crónicas se definen como las afecciones que requieren atención médica continua o que limitan las actividades de la vida diaria, o ambas cosas. Su duración se establece en un año o más.

Las enfermedades crónicas han incluido tradicionalmente las siguientes: enfermedades cardiovasculares, cánceres, enfermedades metabólicas como la diabetes, enfermedades respiratorias crónicas (por ejemplo, el asma o la EPOC), trastornos mentales (como la depresión o la demencia) y discapacidades como la deficiencia visual y las enfermedades musculoesqueléticas.

Todas estas enfermedades tienen en común la necesidad de una respuesta compleja y a largo plazo, coordinada por diferentes profesionales de la salud. Sin embargo, la mayor parte de la atención de salud actual sigue estando fragmentada y/o estructurada en torno a la aparición de episodios agudos.

Muchas de estas afecciones crónicas están vinculadas al envejecimiento de la sociedad. Sin embargo, opciones de estilo de vida como el tabaco, el alcohol, la dieta y el ejercicio también influyen en su desarrollo, lo que las hace en gran medida prevenibles. Por ello, los decisores políticos y los investigadores están realizando grandes esfuerzos para evitarlas.

Europa paga un alto precio por las enfermedades crónicas. Más allá de los efectos sobre la salud y la calidad de vida, las consecuencias económicas de esas enfermedades también son graves. Estas enfermedades reducen los salarios, los ingresos, la participación en la fuerza de trabajo y la productividad laboral, aumentando la jubilación anticipada y la discapacidad.

CHRODIS PLUS, UN PROYECTO EUROPEO PARA COMBATIR LAS ENFERMEDADES CRÓNICAS

CHRODIS PLUS es una acción conjunta financiada en el marco del tercer Programa de Salud de la UE 2014-2020. Se creó en 2017 con la participación de 42 instituciones de 21 países europeos para aplicar programas y desarrollar estrategias para hacer frente a las enfermedades crónicas. Durante sus 39 meses de funcionamiento se ha centrado en las intervenciones identificadas en la fase anterior, denominada CHRODIS.

En CHRODIS PLUS se seleccionaron 21 centros piloto que pusieron en marcha las buenas prácticas desarrolladas por CHRODIS, tanto en el ámbito de la prevención como en el de la atención. La aplicación de esas buenas prácticas en diferentes niveles, países y entornos de atención de la salud demostró que pueden aplicarse con éxito en cualquier lugar.

Además, CHRODIS PLUS también ha desarrollado herramientas para que las empresas fomenten el bienestar y la salud de sus empleados, apoyando la prevención de estas patologías en los lugares de trabajo y facilitando la integración y la participación de las personas que viven con enfermedades crónicas.