Hace dos años Laura Sáez Lorenzo acudió a una llamada durante una guardia para asistir una emergencia de una niña.

«A las siete de la tarde, nos llegó un aviso del 112 diciéndonos que una niña de 7 meses se estaba ahogando. El domicilio de la pequeña de encontraba a unos 10 kilómetros del centro de salud. En el coche, mi compañera y yo íbamos imaginándonos lo peor, probablemente cuando llegásemos la niña estaría en parada cardio-respiratoria. El viaje se me hizo duro, no podía quitarme de la cabeza a mi sobrino Martín, que en esa época también tenía siete meses.

Al llegar allí, nos encontramos en la puerta a su abuelo muy sonriente. Enseguida nos relajamos, la cosa pintaba bien. Nos acercamos y nos dijo que la niña estaba bien, llorando (que en estos casos es muy buena señal, ¡si llora, respira!). Efectivamente, la niña estaba perfecta, su tía sabía primeros auxilios y le había salvado la vida«.

Fue la actuación de un familiar la que le salvó la vida y, tras este incidente, Laura tuvo la idea de escribir un libro divulgativo que pusiera en conocimiento actuaciones sencillas que permitieran salvar vidas.

«Cuando llegué a casa al día siguiente, le comenté a mi hermana que teníamos que hacer algo. No podíamos quedarnos de brazos cruzados. Decidimos realizar un estudio sobre los conocimientos que tiene la población general sobre primeros auxilios. En el estudio participaron 500 personas no sanitarias y fue a nivel nacional. Los resultados fueron nefastos, tan sólo el 19% de la población sabía el número de emergencias y tan sólo el 10% sabía realizar maniobras de reanimación cardio-pulmonar.

Definitivamente había que hacer algo ¡Íbamos a escribir un libro! Pero, ¿cómo lo haríamos?¿a quién iría dirigido? Investigamos, leímos y descubrimos que la AHA (Asociación Americana del Corazón) recomienda en los colegios de EE.UU planes de reanimación cardio-pulmonar. Desde que implantaron este programa, han realizado estudios científicos que han demostrado su efectividad para salvar vidas.

La importancia de enseñar reanimación cardio-pulmonar en los colegios, ha llevado a la Organización Mundial de la Salud a lanzar su campaña “Kids Save Lives” («Los niños salvan vidas»), en la que aconseja enseñar RCP a todos los niños del mundo menores de 12 años. Es por ello que decidimos que el libro iba a estar dirigido a niños de entre 3 a 12 años. Además, los niños son excepcionales agentes de transformación de los adultos. Cuando un niño aprende algo nuevo, lo comenta y lo amplifica a la familia. Varios meses después ya teníamos el cuento escrito».

Este libro, titulado «¿Aprendemos a salvar vidas?» y protagonizado por un pequeño ratón llamado Martín, cuenta a sus amigos los animales cómo actuar ante una emergencia. El libro se centra en el primer eslabón de la cadena de supervivencia (alerta inmediata), la Reanimación Cardio-Pulmonar (RCP) y el atragantamiento. 

«¿Aprendemos a salvar vidas?» es de acceso gratuito y su lectura es recomendable tanto en niños como en adultos.

El libro está avalado por la Fundación Española del Corazón.

presentation libro

Te puede interesar: