Hoy, 12 de abril, se celebra como cada año el Día Mundial de la Atención Primaria. Sin embargo, 2020 no está siendo un año normal y, por tanto, esta celebración tampoco lo es.
La pandemia de COVID-19 ha puesto de relieve, más si cabe, la importancia de estos profesionales como «base de la curva», según ha apuntado el Foro de Médicos de Atención Primaria, no sólo en las primeras fases de transmisión comunitaria sino también en el seguimiento final de las altas hospitalarias.
Con motivo de esta efeméride, la Sociedad Española de Medicina Familiar y Comunitaria, la Asociación de Enfermería Comunitaria y la Federación de Asociaciones de Enfermería Comunitaria y Atención Primaria han firmado un comunicado conjunto. En él reivindican «hoy más que nunca, la defensa explícita de la Atención Primaria». La instituciones firmantes inciden en la no desarticulación de sus estructuras como «potentísima línea de atención que permite fortalecer la base del mantenimiento del SNS».

Ejes principales

Las sociedades científicas explican en el comunicado cuáles son los ejes que más preocupan a sus profesionales:

  • La asignación de recursos sanitarios extraordinarios a hospitales y unidades de cuidados intensivos no debe dejar de lado el apoyo a la atención clínica. Según destacan, entre el 80% y 90% de los afectados por la COVID-19 se está realizando desde Atención Primaria a través de seguimiento clínico domiciliario, telefónico o presencial, en cada caso.
  • La falta de recursos imprescindibles, así como el cierre de centros de salud y consultorios es también el cierre de la «puerta de entrada» al SNS de pacientes que lo necesitan.
  • La solicitud recurrente a las Administraciones de equipos de protección homologados, de test PCR, así como de test rápidos de inmunocromatografía (de anticuerpos), para identificar claramente cuál es la población que ya ha estado expuesta.
  • La atención domiciliaria, que debe ser considerada un punto de atención de alto riesgo, al nivel de las Urgencias o las UCIs. No en vano, el elevado impacto de contagios y fallecimientos de personal sanitario se está dando entre profesionales de la AP.
  • Los posibles problemas de equidad en el acceso como consecuencia de la concentración geográfica de recursos hasta el momento descentralizados.
  • Los cuidados paliativos que, si bien se hacen con las Unidades de Apoyo específicas, recaen a diario en los equipos de AP.

Como conclusión, el comunicado incide en «la necesidad de una AP fuerte, con plantillas adecuadamente dimensionadas y con dotación de los profesionales mejor preparados». Señalan asimismo la importancia de la coordinación del binomio medicina/enfermería como elemento imprescindible en la superación de la pandemia.

Reconocimiento

Por su parte, el Ministro de Sanidad, Salvador Illa, ha querido tener un reconocimiento para «todos los profesionales en el primer nivel asistencial» a través de su cuenta de Twitter. «La #AtenciónPrimaria tiene una importancia estratégica dentro del #SNS como herramienta de equidad y cohesión en salud que permite dispensar una asistencia continua, accesible para el ciudadano, multidisciplinar y de alta calidad», ha escrito en su red social.

Desde la Unidad de Investigación en Cuidados y Servicios de Salud (Investén-isciii) queremos mostrar nuestro agradecimiento y apoyo a todos los profesionales de la AP por su trabajo diario. Ellos son la primera línea de contención y, en muchos casos, la única puerta de entrada de los pacientes al Sistema Nacional de Salud.

Como reconocimiento a su labor, os dejamos un vídeo que ha hecho el Centro de Salud ‘Mar Báltico’ de Madrid.